Ayuntamiento de Villanueva de los Infantes

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Rodrigo de Tomás y Sánchez nace en Villanueva de los Infantes, el 21 de enero de 1587.  Hijo de Juan Tomás de Busto y de María Sánchez  Mexia. Sobrino-nieto del arzobispo de Valencia Santo Tomás de Villanueva.

En 1603 el Reformador manchego San Bautista de la Concepción, funda el convento de la Trinidad en Villanueva de los Infantes. El futuro santo Reformador se desplazó desde Valdepeñas para visitar la incipiente comunidad trinitaria donde se encontró con Juan de Tomás y su hijo Rodrigo. Juan de Tomás dijo al Reformador trinitario: Yo soy Juan de Tomás y este joven es mi hijo, que quiere entrar a formar parte de su comunidad reformada. Tiene 19 años y siempre ha observado una conducta ejemplar. Aprendió a leer y a escribir ya hace tiempo, pero él prefiere dedicarse más a la oración que a las letras. Juan Bautista de la Concepción preguntó al joven Rodrigo: ¿Quieres vestir nuestro pobre hábito?, a lo que Rodrigo respondió: Sí, padre, creo que esa es la voluntad de Dios. Sé que encontraré dificultades y que la penitencia es dura, pero estoy seguro de que Dios me dará fuerza para superar todas las dificultades.

Rodrigo, tomó el hábito de los Descalzos de la Orden de la Santísima Trinidad y de los Cautivos en abril de 1606, de manos de San Juan Bautista de la Concepción, cambió su nombre por el de Tomás de la Virgen.

Realizó su noviciado en la Casa de Madrid, residió en la Casa de la Santísima Trinidad Descalza. Pronto toda la ciudad y la corte de Madrid comenzó a hablar de aquel "santo" y de la misteriosa enfermedad que padecía y de sus consejos. Fr. Tomás se convirtió, a pesar de sus pocos estudios, en un gran discernidor de conciencias, alcanzando su fama incluso fuera de España. El papa Urbano VIII ordenó a su nuncio en España que no tomara decisión alguna sin consultar antes con fray Tomás de la Virgen.

Debido a una enfermedad estuvo postrado en la cama durante treinta y cuatro años. Los reyes Felipe III y Felipe IV de España, lo consideraron siempre como el mejor y más fiel consejero, y así lo hicieron también sus validos, Francisco Gómez de Sandoval y Rojas, Duque de Lerma, y Gaspar de Guzmán y Pimentel, Conde-Duque de Olivares, que recibieron de fray Tomás consejos y reproches. Sin embargo, a ningún rey, valido o noble aceptó fray Tomás en su sencilla celda; de modo que la reina Isabel de Borbón mandó pintar un retrato del fraile trinitario y colgarlo en sus habitaciones privadas del palacio, encontrándola muchas veces en conversación con aquella imagen.

El 7 de octubre de 1647 moría en Madrid. Durante tres días toda la villa y la corte le rindió homenajes al que consideraban su santo. El 22 de septiembre de 1805, el papa Pío VII aprobó sus virtudes en grado heroico y lo declaró Venerable.

Sus restos se veneran actualmente en la iglesia de la Santísima Trinidad de Valdepeñas, donde se conserva como reliquia la cama en la que pasó los últimos cuarenta años de vida.

El epistolario entre Felipe IV y el Venerable Padre Fray Tomás de la Virgen se encuentra en Roma en la Casa Generalicia de la Santísima Trinidad. Seguramente procedente del Convento de Madrid a los pocos años del fallecimiento del Venerable. Los diversos destinatarios lo enviaron para que sirviese  al proceso de declaración de sus virtudes heroicas. Constituyen un conjunto de ciento cincuenta cartas. En 1960, se publico el libro Un epistolario inédito del reinado de Felipe IV (correspondencia del Venerable Fray Tomás de la Virgen) por José María Martínez Val  y Margarita Peñalosa E.-Infantes.

0
0
0
s2sdefault

Bienvenidos a Villanueva de los Infantes

Selecciona el portal que quieres visitar
Portal institucional Portal institucional
Portal de turismo Portal turístico