Imprimir

Natural de Villanueva de los Infantes, nació el 28 de abril de 1767, tuvo una vida apasionante, agitada y azarosa en defensa de los principios liberales.

Fue político y jurista, diputado y presidente de las Cortes en varias ocasiones, regente de la Audiencia de Valladolid, fiscal del Consejo de Navarra, consejero del Rey, oidor de la Real Audiencia de Valencia, miembro del Tribunal de Cuentas, subdelegado de Fomento en la provincia de Albacete y magistrado y presidente del Tribunal Supremo de Justicia.

En 1810 fueron elegidos los diputados liberales los infanteños Ramón Giraldo y Fernando Melgarejo de los Cameros por la provincia de La Mancha para las Cortes Generales y Extraordinarias encargadas de elaborar la Constitución de 1812 en Cádiz.

Ramón Giraldo tuvo el honor de presidir las Cortes de Cádiz desde el 24 de agosto al 23 de septiembre de 1811, periodo en el que se comenzó a discutir el proyecto formado para el arreglo y mejora de la Constitución política de la Nación española que finalmente fue promulgada el 19 de marzo de 1812.

Después del Pronunciamiento de Riego fue nombrado 1820, ministro del Supremo Tribunal de Justicia y elegido diputado por la provincia de La Mancha.

La llegada a España de los Cien Mil Hijos de San Luis para restablecer el absolutismo, supuso para Ramón Giraldo el inicio de un proceso de impurificación y retiro forzoso desde octubre de 1823 en Torre de Juan Abad alojado en la mismísima casa de Quevedo. En este periodo sufrió toda clase de privaciones viviendo en la mayor indigencia.

El 20 de mayo de 1834 fue elegido por la Junta Electoral celebrada en la capital, diputado por la provincia de Ciudad Real.

En 1841 le fue concedida la Gran Cruz de la Orden de Carlos III.

En 1843 fue elegido diputado por la provincia de Albacete.

El 30 de julio de 1843 el Gobierno encargó interinamente la presidencia del Supremo Tribunal de Justicia a D. Ramón Giraldo.

En agosto de 1845 fue nombrado Senador Vitalicio por la reina Isabel pero no llegó a tomar posesión al renunciar al cargo.

Murió el 29 de marzo de 1846 en Madrid. Siendo ministro del Tribunal Supremo en 1835 donó el cilindro o columna  de plata donde se custodia las reliquias de Santo Tomás de Villanueva en la parroquia de la Iglesia de san Andrés de Villanueva de los Infantes. Se conserva su casa familiar en la calle Ramón y Cajal 23, posiblemente donde naciera.

0
0
0
s2sdefault